Agroecologia y Movimientos sociales. Entrevista con el Dr. Peter Rosset.

Agroecologia y Movimientos sociales. Entrevista con el Dr. Peter Rosset.

Con este texto queremos contribuir al conocimiento y difusión de la Agroecología como una alternativa de desarrollo rural sostenible, dignificación del campo y vida de los y las campesinas. Así mismo, dar a conocer el trabajo que viene desarrollando LA VIA CAMPESINA y la incorporación de la Agroecología dentro de los movimientos sociales y campesinos en Latinoamérica y especialmente en Colombia en el contexto de construcción de Paz.

ENTREVISTA CON EL DR. PETER ROSSET EN EL MARCO DEL V CONGRESO LATINOAMERICANO DE AGROECOLOGÍA- LA PLATA- ARGENTINA- 2015[1].

 

PETER ROSSET: Ph.D. en la Universidad de Michigan y la M.Sc. en la Universidad de Londres. Profesor y/o investigador de la Universidad Nacional Agraria de Nicaragua, el CATIE en Costa Rica y en Nicaragua, la Universidad Agraria de la Habana en Cuba, las Universidades de Stanford, Texas y California (Berkeley) en los Estados Unidos, y las Universidades Internacional de Andalucía y de Córdoba en España. Fue director del Instituto de Políticas de Alimentación y Desarrollo (Food First) en los Estados Unidos. Además del ECOSUR, adscrito al Centro de Estudios para el Cambio en el Campo Mexicano (CECCAM), al Instituto de Sociología y Estudios Campesinos (ISEC) de la Universidad de Córdoba, y a la Universidad de Michigan en Ann Arbor. Entre sus libros se encuentran “Agroecology” (New York, 1990), “Promised Land: Competing Visions of Agrarian Reform” (Oakland, 2006), “Food is Different” (Londres, 2006), y “Revolución Agroecológíca” (La Habana, 2010). Miembro del equipo técnico internacional de la vía campesina y de la Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología- SOCLA.

 

“Mi investigación se enfoca en la masificación, escalamiento y territorialización de la agroecología a través de procesos sociales, y en la construcción social de la soberanía alimentaria y de la agroecología, por los movimientos sociales del campo”. Peter Rosset.

Corporación Conciencia Verde (C.C.V.): Primero, cuéntenos sobre su vida y su trabajo desde la Agroecología y La Vía Campesina (L.V.C.)

Peter Rosset (P.R.): Soy Peter Rosset, un miembro del equipo técnico internacional de L.V.C. Mi papel es dar apoyo y facilitar los procesos a nivel internacional en relación a la agroecología, que, sobre todo, son constituidos por intercambios horizontales y diálogos de saberes a nivel internacional. Además, soy investigador de agroecología en el Colegio la Frontera Sur, Ecosur, en México.

L.V.C. es el movimiento social transnacional quizá más grande del mundo, compuesto por organizaciones de familias campesinas, agricultores familiares, pueblos indígenas, jornaleros y jornaleras sin tierra, mujeres rurales, pescadores, juventudes rurales y otros pueblos que viven en las zonas rurales, como por ejemplo los pueblos que habitan en los bosques. Estamos en 80 países del mundo y en todos los continentes; L.V.C. representa entre 200 y 300 millones de familias rurales en defensa de la vida rural y la madre tierra de todo el embate que está sufriendo, de la guerra contra los pueblos del campo en el mundo entero; una guerra de despojo, una guerra de las concesiones mineras, de las grandes plantaciones, de los desierto verdes, de la mega infraestructura, del agronegocio y los tratados de libre comercio. Para  hacer frente a todo esto, las organizaciones campesinas de los diferentes países, hace 20 años se unieron, no para crear algo en el espacio local o en el espacio nacional (ya que las organizaciones ya están en esas luchas desde mucho antes) sino para agregar un espacio de lucha e intercambio internacional, además de sus espacios locales y nacionales porque descubrieron que los enemigos del campo y del campesinado, no solo son el terrateniente local, o el empresario nacional, sino también afuera, más allá de las fronteras nacionales,  como las multinacionales, el capital financiero internacional, la OMC, el Banco Mundial, el imperialismo norteamericano; entonces, concluyen que no era suficiente la lucha local, no para dejarla sino para agregar otro espacio de lucha más que también fuera un escenario de lectura colectiva sobre la coyuntura y la evolución del campo.

En América Latina la parte de L.V.C. se llama la CLOC: “La coordinadora latinoamericana de organizaciones del campo” que usa básicamente el nombre de “CLOC vía campesina”, y en Colombia lo miembros del “CLOC vía campesina” son FENSUAGRO, CNA, ANZORC, esos provienen tanto de marcha patriótica como del congreso de los pueblos y están muy presentes en la cumbre agraria.

C.C.V: ¿Cuál es el movimiento bandera que ha liderado L.V.C.?

P.R: No puedo decir que hay un solo movimiento líder, pero digamos hay algunos emblemáticos, el más emblemático en Suramérica es el MST “El movimiento Sin Tierra de Brasil” que ha sido, digamos de avanzada, ya que ha desarrollado y profundizado los conceptos sobre la formación política e ideológica, las escuelas campesinas; ha hecho una ciencia de la toma de tierras, entre otras cosas, sin embargo, hay un liderazgo colectivo en el movimiento. Los principios de L.V.C. se basan en lo colectivo, rotativo y con equidad de género en todos los espacios de debates y toma de decisiones.

C.C.V: Sobre L.V.C. ¿Cómo funciona organizativamente?

P.R: Organizativamente la máxima autoridad es el Congreso de todas las organizaciones, la Conferencia Internacional es cada 4 o 5 años, luego la conferencia elige la comisión de Coordinación Internacional, que está compuesto por un hombre y una mujer, dirigente y diregenta de las organizaciones de cada una de las nueve regiones del mundo que compone L.V.C, ahora ya son 18 más 4 representantes de la juventud (dos jóvenes mujeres, dos jóvenes barones) de cuatro grandes regiones continentales del mundo, así que son 22 personas que coordinan entre las conferencias con el mandato que da la última conferencia y luego hay un secretariado operativo que rota cada ocho años, los primeros ocho años estaba en Honduras, después ocho años en Indonesia y ahora está en Zimbabue en África.

C.C.V: ¿Cuándo y por qué L.V.C toma como bandera la agroecología?

P.R: Es interesante la pregunta porque cuando se fundó L.V.C en la mayoría de las organizaciones campesinas todavía estaban demandando créditos para más insumos para la revolución verde y para el campesinado, eso en 20 años se transformó por completo y hoy en  día mínimo el 75% de las organizaciones están en la onda agroecológica, entonces se puede preguntar, ¿por qué ese cambio? Yo creo que fue la dura experiencia que dejó la revolución verde; la agricultura convencional no está hecha para los pobres y para el campesinado porque requiere desembolsar mucho dinero para insumos, maquinaria, semillas comerciales, etc. entonces  las reglas del juego están hechas para el que tenga más dinero, no para el que tenga menos y además muchas de nuestras familia, en vía campesina, no todas, tiene la tierra gracias a una lucha agraria donde han pasado por todo el proceso de ocupaciones y de regulaciones.

Después de las ocupaciones, las tierras que han logrado conquistar han sido tierras sumamente degradas por agronegocios y ganadería extensiva y ese tipo de tierra tiene muy poca fertilidad para la agricultura convencional, le hechas fertilizantes, queda en la superficie escurre con las lluvias y no crecen las plantas; la única manera para que vuelvan a ser productivas esas tierras es con la agroecología, incorporando material orgánico en el suelo, restaurando la biodiversidad funcional. De esta manera, las comunidades campesinas poco a poco ya han abandonado la idea  de querer revolución verde para los pobres y más bien proponen su propio modelo: no traer el agronegocio dentro de la casa (que es el enemigo), porque si se trae el modelo tecnológico del agronegocio dentro de la casa se están poniendo dentro todas las fuerzas de exclusión  que están operando a nivel general y además las fuerzas de degradación de la naturaleza; entonces es como invitar el enemigo a la casa. Así, se fue aprendiendo, poco a poco, que esa no era la manera, que se necesitaba una forma propia  de resistir y de poder salir adelante en un panorama bastante desfavorable y eso ha sido la agroecología, que ha pasado de ser casi irrelevante a hacer casi la pieza central en la resistencia campesina,  como elemento para construir la soberanía alimentaria, que es la bandera de lucha más grande de L.V.C, como dijo una dirigente campesina de Korea del Sur en una reunión de la vía “La agroecología sin la soberanía alimentaria es un mero tecnicismo pero la soberanía alimentaria sin la agroecológica es un discurso vacio”. Necesitamos las dos cosas una para construir la otra, también para cuidar la madre tierra, por eso ahora es elemento central en la estrategia del CLOC vía campesina.

C.C.V: Teniendo en cuenta el caso colombiano, encontramos que muchas asociaciones campesinas, tienen aproximado el discurso en lo político de la agroecológica, pero en la práctica y en lo técnico hay fuertes vacíos. ¿Cómo leen dicho escenario?

P.R: Mira, las causas toman tiempo sobre todo en las organizaciones campesinas y populares, un cambio puede durar 5 o 10 años, eso es la brevedad de las organizaciones, entonces por ejemplo tomando las organizaciones campesinas de Colombia que yo conozco bien, Marcha por ejemplo, el discurso de aceptar la agroecología, si ocurrió ya hace como 5 o 6 años pero ahora por ejemplo, para tomar un ejemplo, FENSUAGRO está lanzando en noviembre, el IALA María Cano en Biota que sería un Instituto agroecológico latinoamericano; Las escuelas de educación superior de vía campesina para formación agroecológica que va a tener un curso de 3 años de técnico superior de agroecología, dirigido a hijos e hijas de miembros de las organizaciones campesinas, de manera que el promedio es entre 5 a 6 años, entrar a adoptar el discurso y comenzar a implementar en la práctica, esa es la realidad, las cosas en las organizaciones populares no pasan de un día para otro.

C.C.V: En ese orden de ideas, cuáles son los principales retos que ustedes como L.V.C han detectado en esa apropiación de la agroecología?

P.R: Bueno, es la necesidad de avanzar del discurso a la construcción de procesos sociales, los procesos sociales son los más importantes, tenemos dos tipo de procesos: uno, en la formación, con la implementación de escuelas campesinas agroecológicas que pueden ser escolarizadas y; dos, con educación no formal, como el caso del IALA María Cano en Biotá, o puede ser como una escuela campesina que yo visite de la asociación campesina de Antioquia, la ACA que es miembro del CNA, ellos tienen una escuela campesina, itinerante de agroecología, de la montaña para dentro, que va rotando de finca agroecológica a otra finca agroecológica, lugares donde tú solo llegas caminando y ahí no da un título oficial ni nada, pero es un intercambio horizontal en el territorio; la educación formal escolarizada está dirigida sobre todo a la juventud, pero una escuela itinerante está dirigido más bien al campesinado actual, que puede ser desde jóvenes  hasta señores y señoras bastante mayores y tenemos muchos ejemplo de ambos tipos de escuelas como también de los procesos netamente territoriales como: campesino a campesino, comunidad a comunidad, lo intercambios territoriales por ejemplo, el de las zonas de reserva campesina. Entonces, hemos visto que la agroecología no crece en el territorio si no hay la construcción intencionada de algún tipo de proceso social y procesos formativos, que pueden ser formales e informales, pueden ser individuales como de campesino a campesino, puede ser colectivo como de comunidad a comunidad; de no utilizarse esa capacidad organizativa que ha tenido la organización para construir un proceso social,  se queda en el mero discurso, no hay duda, pero ya tenemos bastante ejemplos en Vía campesina, donde las organizaciones pueden aprender en los intercambio horizontales no para copiar; porque no se puede copiar una realidad a otra, pero para generar ideas que contribuyan a  las formulaciones netamente  locales sobre cómo van a construir los procesos agroecológicos en cada realidad distinta.

C.C.V: Teniendo en cuenta la realidad de Colombia, consideramos que la agroecología es una bandera del movimiento campesino y puede ser una alternativa para la construcción de la Paz para esos territorios donde se viven conflictos sociales, políticos, económicos y armado; ¿Qué opinas al respecto?

P.R: Podemos decir Si…Si vamos a un proceso como lo que tuvimos en otros países como Guatemala, El Salvador, Nicaragua en el pasado y lo que vamos a  tener en Colombia muy pronto, la pregunta ¿Qué tipo de paz? y si va a ser una paz superficial donde el despojo y el desplazamiento continua ya no por la guerra si no por las concesiones mineras y las plantaciones de palma africana o si vamos a tener una paz verdadera, una paz que permite que lo seres humanos viven con dignidad en el campo y que no se agreda a la madre tierra, entonces para apostar a una paz verdadera yo creo en la agroecología, creo que se debe  apostar en la agroecología y en las organizaciones sociales, indígenas, campesinas y afrodescendientes y comunitarias, la única vía posible y aun así va a ser bastante difícil lograr una paz verdadera y no una falsa paz, pero si no apostamos en la agroecologia, la soberanía alimentaria y las organizaciones sociales y populares, no hay ninguna posibilidad, entonces yo creo que por ahí va la cosa y también eso va como un mensaje a toda la cooperación internacional porque yo entiendo que las agencias internacionales quieren apostar en la paz en Colombia, pero antes tienen que hacer la reflexión de qué paz y si es una paz verdadera, deben estar apoyando los esfuerzos de las organizaciones campesinas, indígenas y afrodescendiente, deben construir alternativas distintas con dignidad como es la agroecología con mercados campesinos y un comercio justo y eso es la única vía en Colombia para intentar encontrar una paz de verdad en el periodo pos conflicto.

 

 

[1] Entrevista realizada por el equipo de investigadores de la Corporación Conciencia Verde CCV al Dr PETER ROSSET, miembro del equipo técnico internacional de La Vía Campesina y socio activo de la Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología- SOCLA- en el marco del V Encuentro Latinoamericano de Agroecología desarrollado en la Plata- Argentina.

 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.